El bien de la palabra, y las palabras de maldad, por Asdrúbal Aguiar | YOYOPRESS.com – Noticias de Venezuela, el Zulia y el mundo